Impuesto de sucesiones en Asturias

Si resides en el principado y vas a percibir una herencia, es importante que comprendas de qué manera la particularidad del impuesto de sucesiones en Asturias, afectará a tu economía.

La Ley 7/2017 del Principado de Asturias (ver), de 30 de junio, introdujo diversos cambios en aspectos específicos, que se adicionan a las importantes variaciones que el impuesto de Sucesiones y Donaciones ya sufrió por medio del Decreto Legislativo 2/2014, de 22 de octubre.

Durante los últimos años, casi todas las comunidades autónomas han implementado espectaculares reducciones en lo que a este ámbito se refiere, siguiendo una línea que se encamina a su eliminación o a una mera presencia residual. En lo que se refiere a la Comunidad Asturiana, aunque también se han incrementado considerablemente las rebajas fiscales (como en el caso de los familiares directos), se ha producido en menor medida que en casi todas las demás.

El hecho es que en Asturias la tributación por el ISD ha sido tradicionalmente una de las más elevadas del país. Pero, mientras que otras han experimentado recientemente drásticas reducciones (como Andalucía, que solía estar a la par), ésta lo ha hecho en mucha menor medida. Así, el resultado es que actualmente se encuentra directamente a la cabeza de las autonomías cuyos contribuyentes más pagan en este concepto.

 

¿Cuánto se paga de impuesto de sucesiones en Asturias?

El pago del ISD en el Principado es especialmente desfavorable respecto a otra comunidades. En ocasiones, la diferencia de tributación llega a ser dramática si, por ejemplo, realizamos una comparativa con la Comunidad Canaria, una de las que cuenta con un IS más bajo. En el caso de una herencia que rondará los 800.000 €, mientras que en Canarias se pagaría poco más de 100 €, en Asturias habría que desembolsar más de 150.000 €. Lo que supone una brecha fiscal difícil de justificar.

Sin embargo, el impuesto de sucesiones en Asturias cuenta con algún beneficio que no posee casi ninguna de las demás. Es el caso del apropiamiento de bienes destinados a la constitución, ampliación o adquisición de una empresa o un negocio profesional, al que se aplican ventajas fiscales independientes incluso del grado de parentesco. En este supuesto, la reducción puede llegar hasta el 95% del valor de los bienes si el número de socios es inferior a cinco (tanto en el caso de adquisición mortis causa como inter vivos).

Además, en la última reforma a nivel estatal, se introdujo una cláusula que beneficiaba especialmente al Principado de Asturias: una reducción por la adquisición de explotaciones agrarias que puede alcanzar el 99% de su base imponible.

 

Reducciones, modificaciones y exenciones.

Partimos de la constatación de que los más beneficiados en las reducciones, modificaciones y exenciones del impuesto son, sin lugar a dudas, los familiares directos (cónyuges, ascendientes y descendientes), a los que se les aplica una reducción por razón de parentesco (grupos I y II), del 100% de la base imponible en los primeros 300.000 €.

Para el resto de grupos (III y IV) se aplican las reducciones estatales, que son muy inferiores. Por ejemplo, para familiares de 2º y 3º grado (adquisiciones por colaterales de Grupo III) la reducción no llega ni siquiera a los 8.000 €, y a partir del 4º grado ya no existe.

 

 

Sin embargo, el impuesto de sucesiones en Asturias cuenta con algún beneficio que no posee casi ninguna de las demás. Es el caso del apropiamiento de bienes destinados a la constitución, ampliación o adquisición de una empresa o un negocio profesional, al que se aplican ventajas fiscales independientes incluso del grado de parentesco. En este supuesto, la reducción puede llegar hasta el 95% del valor de los bienes si el número de socios es inferior a cinco (tanto en el caso de adquisición mortis causa como inter vivos).

Además, en la última reforma a nivel estatal, se introdujo una cláusula que beneficiaba especialmente al Principado de Asturias: una reducción por la adquisición de explotaciones agrarias que puede alcanzar el 99% de su base imponible.

 

▷ ¿Conoces Blackjop? La asesoría en Gijón que te puede ayudar con el impuesto de sucesiones y donaciones.

 

Cálculo del impuesto de sucesiones en Asturias.

Para calcular la cuota a pagar por el ISD se parte del valor real de los bienes heredados, que constituirán la base imponible de cada sujeto pasivo, se incorporan los incentivos fiscales y posteriormente el tipo de la tarifa del impuesto. Si no es aplicable ninguna otra ventaja fiscal, esto constituirá el importe líquido a pagar.

 

 

A modo de ejemplo, podemos citar los inmuebles que, como sabemos, representan uno de los bienes que más influyen en esa base imponible. Estos se incorporan por su valor catastral (que varía en función del valor del suelo, de la construcción, de la localización, etc…) y al total del inmueble le restamos las cargas y las reducciones estatales y autonómicas aplicables (por parentesco, vivienda habitual, negocio familiar…).

De esta manera obtenemos la base liquidable, a la que se aplica ya la tarifa del impuesto. Ésta presenta también un efecto corrector, que es progresivo, con la intención de que paguen más los que declaren un mayor patrimonio.

Patrimonio preexistente (euros) Grupo I
De 0 a 402.678,11 0,0000
Más de 402.678,11 a 2.007.380,43 0,0200
Más de 2.007.380,43 a 4.020.770,98 0,0300
Más de 4.020.770,98 0,0400

 

Además, y en el caso de que los herederos sean familiares lejanos, se aplica un nuevo coeficiente multiplicador, que es diferente para cada concejo. En los casos de Gijón y Oviedo:

 

calcular impuesto sucesiones asturias

 

Por último, decir que la forma de liquidar este impuesto sigue básicamente la normativa a nivel nacional: El impuesto de sucesiones en Asturias debe pagarse en los seis meses después del fallecimiento y si se solicita una prórroga dentro de los cinco primeros meses puede aplazarse otros seis meses más.